En Islandia perfora el ‘corazón’ de un volcán

Islandia sigue avanzando en el aprovechamiento de las energías renovables. El éxito más reciente de este país que se acerca rápidamente a la independencia energética (y el abandono de los hidrocarburos) ha sido la perforación de un pozo de 4.659 metros de profundidad en la base de la zona volcánica de la península de Reykjanes.

Los responsables del Proyecto de Perforación Profunda de Islandia(IDDP, por sus siglas en inglés) consideran que la prueba piloto, completada el pasado mes de enero, ha sido un éxito; con la detección de fluido supercrítico (estado de la materia entre líquido y gas) a 427 grados centígrados de temperatura y 340 bares de presión.

El pozo de Reykjanes es la perforación más profunda completada hasta ahora con éxito en una zona volcánica, un trabajo en el que ha sido necesario superar retos tan importantes como evitar el contacto con el magma de esta península del sudoeste de Islandia, cerca de Reikiavik.

La perforación del pozo volcánico comenzó en agosto de 2016, después de que geólogos e ingenieros descubrieran la presencia en esta zona de fluido supercrítico que podría ser utilizado para una producción eficiente de energía. La perforación en esta zona volcánica has sido complicada y ha requerido diversas adaptaciones de los sistemas de control y de los taladros para conseguir superar las diversas capas de rocas y mantener la dirección de perforación deseada.

El pozo de Reykjanes permite mejorar la técnica de perforación en zonas próximas al magma de los volcanes

El fluido supercrítico (en este caso, agua a temperaturas y presiones muy elevadas) que se ha detectado con este pozo tiene un potencial energético mucho más alto que el vapor geotérmico convencional, incluso el que se consigue en los pozos con agua a alta temperatura. No obstante, hasta ahora no se había localizado ninguna fuente de fluido supercrítico de fácil acceso, y no se habían podido poner a prueba tecnologías avanzadas para el aprovechamiento de estar energía renovable.

Dos años para estudiar la viabilidad

Los científicos y las empresas asociadas en el IDDP se han marcado un plazo de dos años para evaluar la viabilidad técnica y económica del pozo de Reykjanes. Con el aprovechamiento de pozos de fluido, “podríamos tener de cinco a diez veces más energía que los pozos convencionales”, ha explicado Albert Albertsson, técnico de IDDP. Para proporcionar electricidad y agua caliente una ciudad como Reykjavik (212.000 habitantes), “necesitaríamos 30 a 35 pozos geotermales convencionales mientras que, si alcanzamos fluido supercrítico, sería suficiente con entre tres y cinco pozos”, calcula Albertsson.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.